(Apocalipsis 13: 11- 12)
 
Aunque se han levantado muchos falsos profetas procurando engañar a los seres humanos. Y aunque existen muchos hoy, aun no se ha cumplido la señal profética de (Mateo 24:24) con la precisión que les cumplirá en los días de la tribulación. Debido a que la humanidad es incurablemente religiosa, el último dictador mundial le proporcionará una escapatoria para sus inclinaciones religiosas: “Después vi otra bestia que subía de la tierra; y tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero hablaba como dragón. Y ejerce toda la autoridad de la primera bestia en presencia de ella, y hace que la tierra y los moradores de ella adoren a la primera bestia, cuya herida mortal fue sanada.” (Apocalipsis 13: 11- 12)
Aquí se describe simbólicamente a una figura religiosa «tenía dos cuernos como de cordero”. Los Evangelios y el libro de Apocalipsis se refieren al Señor Jesucristo como al «Cordero de Dios», que quita los pecados del mundo. El Falso Profeta que subirá de la tierra parecerá un cordero con dos cuernos. Los corderos no tienen cuernos, símbolos de autoridad, en cambio, son animales mansos y sumisos. El Falso Profeta se mostrará al mundo vestido de oveja, pero Dios lo llama «una bestia» que habla “como dragón”. Este personaje engañará a los seres humanos actuando como un cordero, pero en realidad sus palabras serán las de mismo Satanás. Entendamos que el Diablo no está en contra de la religión, pero sí está en contra del verdadero Evangelio y de la fe personal en Jesucristo.
En nombre de una tolerancia que ha sido tergiversada y convertido en objeto de todo tipo de manipulaciones, es innegable que hoy vemos el escenario listo para este Falso Profeta. Los EUA se convirtieron en el primer estado moderno que estableciera un designio oficial de tolerancia religiosa, que se formalizó en la primera enmienda de la constitución: “El Congreso no hará ley alguna con respecto a la adopción de una religión o la prohibición del libre ejercicio de dicha actividad, o coartar la libertad de expresión o de impresión, o el derecho del pueblo de reunirse pacíficamente y de solici­tar al gobierno reparación de agravios”. Esta legislación permite que las personas que están en desacuerdo puedan vivir en una armonía razonable los unos con los otros. No obstante, ahora tolerancia significa que no solo debemos vivir pací­ficamente con aquellas personas que tienen creencias opuestas a las nuestras, sino que también debemos aceptar que esas creen­cias sean tan verdaderas como las nuestras. A la luz de esto alguien definió la tolerancia como la virtud de las personas sin carácter.
Y es interesante que aquellos que se llenan la boca para hablar de tolerancia no están dispuestos a manifestar esa misma tolerancia a quienes son lo suficientemente valientes para declarar que solo la fe en Cristo es la fe verdadera y que todas las demás religiones son falsas.
La Biblia es muy clara que hay solo un Dios, una sola revelación autorizada escrita, y un solo camino de salvación. Jesucristo dijo con total claridad: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.” (Juan 14: 6) Leamos bien sus palabras, ellas son excluyentes, no hay otras opciones aparte de Jesús mismo. ¿Y qué podrían decir entonces del apóstol Pedro que repitió esta verdad? “Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.” (Hechos 4: 12)
La verdadera tolerancia no excusa jamás el pecado, pero protege al culpable del maltrato. Un cristiano tolerante no acepta un falso evangelio, pero tampoco se busca un arma letal para quitar la vida al que propaga ese mensaje. Un cristiano tolerante proclamará y obedecerá su fe bíblica sin importar las consecuencias y no aceptará nunca otra cosa. Esa es la verdadera tolerancia que Dios espera de nosotros.
No obstante, ese dragón que hablará como cordero, se esconderá detrás de toda esa falsa tolerancia para hacer su labor de promover la agenda diabólica del último dictador mundial, ofreciendo a una sociedad desesperada un simple narcótico espiritual.
Estemos alertas, necesitamos discernimiento espiritual para detectar toda mentira. Muy pronto la humanidad estará presenciando la aparición de esa bestia que subirá de la tierra.

Comparta!