“Y la adoraron todos los moradores de la tierra cuyos nombres no estaban escritos en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado desde el principio del mundo.”(Apocalipsis 13:8–10)

Debido a que la humanidad es incurablemente religiosa, el último dictador mundial le proporcionará una escapatoria para sus inclinaciones religiosas: “Y la adoraron todos los moradores de la tierra cuyos nombres no estaban escritos en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado desde el principio del mundo.”(Apocalipsis 13:8–10) Después del arrebatamiento de la iglesia “todos los moradores de la tierra”, es decir todos los que permanezcan en incredulidad adorarán al anticristo. Esto lo confirma el este versículo al declarar específicamente que son los que “cuyos nombres no estaban escritos en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado desde el principio del mundo”.

Los incrédulos, aquellos cuyos nombres no estén registrados en el libro de la vida, “se [perderán], por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos” (2 Tesalonicenses 2:10). Mientras que aquellos que son salvos lo son mediante la fe en el Señor Jesucristo (Juan 3:16; Hechos 16:31), los que se pierden lo hacen porque no quisieron creer al evangelio (Juan 3:36). Incredulidad y rechazo siempre distinguen a aquellas personas cuyos nombres no están escritos en el libro de la vida. Este libro de la vida pertenece al Cordero, el Señor Jesucristo, y es el registro donde Dios inscribió los nombres de los salvos desde antes del principio del mundo. (Esta frase se emplea como sinónimo de la eternidad pasada en Apocalipsis 17:8; Mateo 13:35; 25:34; Lucas 11:50) A diferencia de los incrédulos, los que crean no serán engañados por el anticristo (Mateo 24:24), ni le adorarán (Apocalipsis 20:4).

Este será un periodo terrible, donde el mundo se enamorará de este líder fuerte. Las personas engañadas aceptarán a ese caudillo poderoso, carismático y autoritario. ¡Todo será un gran engaño! John Phillips imagina cómo será cuando el Anticristo entre en escena y el impacto que provocará en la gente: «El mundo se volverá loco de placer cuando se manifieste. El será la aparente respuesta a todas sus necesidades. Estará lleno de toda la plenitud de Satanás. Será bien parecido, con una personalidad encantadora, desenfrenada, despreocupada; será un genio, magnífica­mente cómodo en todas las disciplinas científicas, valiente como un león, y con un aire de misterio que tentará a la imaginación o conge­lará la sangre según la ocasión, un conversador brillante en numerosas lenguas. […] Será el ídolo de toda la humanidad». Sí, tal como lo imagina John Phillips, el Anticristo será el ídolo de la humanidad en aquellos espantosos días. ¡La engañará llevándola a adorarle como dios!

Pero qué bueno es saber esto al poder leerlo en las profecías bíblicas. No hay excusa para la ignorancia espiritual.  Conocer estas verdades proféticas nos impulsa a vivir con un sentido de alerta. A caminar con Jesucristo hoy. A mantenernos viviendo una vida de integridad y pureza. A leer su Palabra y orar constantemente. No hay tiempo para desperdiciar. Cuanto más nos acercamos a su regreso, más ocupados debemos estar haciendo su labor; ¡y es un gozo hacerlo! «Bienaventurado aquel siervo al cual, cuando su señor venga, le halle haciendo así» (Mateo 24:46).

Comparta!